7 características del olfato de un perro

La ciencia intenta aprender todo tipo de cosas sobre las narices de los perros, incluyendo lo siguiente: Los seres humanos son, increíblemente apestosos para los perros, y ellos nos aman por ello.

Recientemente fui invitado a asistir a un entrenamiento intensivo de Búsqueda y Rescate en Monterey, CA. A principios de agosto, fuí a ver como estos perros fenomenales olfatear muchas cosas, incluyendo pistas frescas y olores de cadáver. Es alucinante como pueden estos perros con la nariz detectar cosas que ni una máquina sería capaz de hacerlo.

Resultado de imagen de olfato canino

La gente ha conocido desde hace milenios que los perros perciben el mundo de una manera muy diferente de lo que hacemos nosotros. Pero la ciencia ha sabido recientemente todo tipo de información acerca de el olfato de nuestros perros. Echa un vistazo a siete de los últimos, más grandes hallazgos sobre el olfato de los perros.

1. Los perros huelen mucho mejor de lo que podemos oler nosotros

Sí, se puede leer de las dos maneras, pero basta recordar lo que tu perro huele cuando está mojado, y podrás averiguar el significado correcto. Cuando se trata de la sensibilidad de la nariz, los perros son los ganadores hay tantas variables que es casi imposible de cuantificar. He visto cifras que indican que es de 10 a 100 a 1.000 a 1.000.000 de veces mejor. Los científicos con los que he hablado dicen que los perros pueden detectar algunos, si no la mayoría, los olores en concentraciones de partes por billón.

Psicólogo y prolífico autor de libros sobre perros Stanley Coren me dio un ejemplo de la gran sensibilidad olfativa que tienen. Por ejemplo si tienes un gramo de un componente de sudor humano conocido como ácido butírico. Sorprendentemente, los seres humanos son muy buenos en este olor. Si deja que se evapore en el espacio de un edificio de 10 pisos, muchos de nosotros seríamos incapaces de detectar un leve olor al entrar al edificio. No está mal, para una nariz humana. Pero considera esto: Si pones la ciudad 135 millas cuadradas de Filadelfia bajo un recinto de 300 pies de altura, se evaporó el gramo de ácido butírico y pero un perro sería capaz de detectar el olor.

2. Para un perro, que apestas

Tan limpio que eres, y por mucho jabón, perfume y desodorante que lleves, todavía serás apestoso para un perro. Cada ser humano tiene una huella digital u olor único, y eso es más o menos todo lo que un perro tiene que decirle a una persona de otra.

“Los seres humanos huelen mal. La axila humana es una de las más profundas fuentes de olor producida por cualquier animal; nuestra respiración es una melodía confusa de olores; nuestros genitales huelen. El órgano que cubre nuestro cuerpo – nuestra piel – es en sí cubierto de sudor y glándulas sebáceas, que están produciendo regularmente líquidos y aceites conteniendo la marca particular de olor. Cuando tocamos objetos, dejamos un poco de nosotros mismos en ellos; un pantano de la piel, con su embrague de bacterias comiendo y excretando distancia constante. Este es nuestro olfato, el olor de nuestra firma “.

3. Somos como la pocilga

Resultado de imagen de olfato canino

Con cada paso que das, pierdes un montón de escamas de piel algo así como el maní, carácter de la pocilga y su omnipresente nube de polvo. Las personas de verdad tienen la misma ola, sólo que se compone de células de la piel, las cuales, cuando caen en esta forma de escamas, son conocidas como la caspa. Derramamos 50 millones de células de la piel cada minuto.¡Guauu! “Se caen como copos de nieve microscópicas”, dice Coren. Estoy sentado aquí solamente moviendo mis dedos en mi teclado porque realmente no quiero arrojar, pero no importa lo que hago, soy sólo una tormenta de nieve. Afortunadamente, no podemos ver esta maravilla de invierno nosotros mismos. Pero esta caspa, con su riqueza biológica, incluyendo las bacterias que arroja con ellos, son muy “visibles” para las narices de los perros.

4. No se puede engañar a tu perro

Las investigaciones indican que es muy probable que los perros puedan oler el miedo, la ansiedad, incluso tristeza. La hormona de huida o lucha, adrenalina, es indetectable por nuestras narices, pero los perros aparentemente pueden olerla. Además, el miedo o la ansiedad a menudo se acompañan de aumento del ritmo cardíaco y el flujo sanguíneo, que envía sustancias químicas del cuerpo reveladores más rápidamente a la superficie de la piel. Tratando de ocultar sus sentimientos fuertes con una sonrisa ocasional puede engañar a tus amigos, pero no va a engañar a su mejor amigo.

5. Los perros mandan “pee-mail”

Me encanta esta descripción de comunicados de perros de Coren: “Los perros leen sobre el mundo a través de sus narices, y escriben sus mensajes, al menos a otros perros, en su orina.” Es tentador para arrastrar a su perro en un paseo cuando está olfateando todo lo molesto lentamente, pero le dará la oportunidad de leer la columna de chismes del barrio, y que haga un poco de escritura, mientras que él está en ella.

6. La verdad sobre regiones inferiores

Cuando los perros comienzan a oler regiones inferiores de cada uno, lo más probable es que están aprendiendo mucho más acerca de ellos que lo que puedas aprender tú y el dueño del otro perro a través de charla ociosa. Exactamente lo que los perros están aprendiendo, y lo que hacen con esa información, aún no se ha descubierto por la ciencia. Pero es muy probable que mucho más allá de “buen tiempo que estamos teniendo, eh?”

7. Los científicos están estudiando las narices de los perros como nunca antes

Tal vez sea debido al papel de los perros en el ejército como detectores de IED incomparables. O tal vez es que las narices de perros son tan increíbles, que cuanto más sabemos, más nos interesa saber. La capacidad de olfateo canino está siendo estudiado más que nunca en las universidades de todo el mundo. Pero para llegar a algunas de las investigaciones más interesantes, hay que leer a través de documentos con títulos como, Las dinámica de fluidos del olfato canino: los patrones de flujo de aire nasal únicas como una explicación de macrosmia. 

La genética permitió a los perros estar a nuestro lado

Hace miles de años comenzó a escribirse la historia entre el hombre y el perro. A partir de la época en que nuestros antepasados observaban a los primitivos lobos con recelo y temor, cientos de eventos a nivel genético han permitido que Fido, Huesos o Manchas descansen plácidamente en lo sillones de nuestra sala.

El proceso de domesticación requirió la alineación de varios factores que fueron evolucionando con el tiempo. Raúl Valadez Azúa, biólogo de la UNAM, en su libro La Domesticación Animal, señala que las especies animales que conviven junto al ser humano debieron reunir algunos de los siguientes requisitos: mantener contacto constante entre sí; tener flexibilidad alimentaria; presentar una disminución tanto en los niveles de estrés como en la producción de adrenalina y en sus necesidades territoriales; presentar un tamaño que facilitara su manipulación, y ante todo, tener una gran capacidad de aprendizaje.

Resultado de imagen de genetica canina

 

Si pensaron lo mismos que nosotros… ¡acertaron! El perro ha cumplido con estas condiciones desde que el lobo tuvo sus primeros acercamientos con nuestros antepasados, ya que el perro combinó a la perfección las características arriba mencionadas.

Iniciado el proceso de domesticación, una parte de la genética canina se amoldó progresivamente a las necesidades del hombre. La apariencia de lobo fue sustituida poco a poco por la del perro casero, con fauces menos amenazadoras, menor talla y el desarrollo de un comportamiento dócil.

Nosotros también pusimos de nuestra parte, ya que fomentamos que los perros tuvieran ciertos rasgos físicos, de acuerdo a su función zootécnica: cacería, pastoreo, guardia o compañía. Por ello, seleccionamos a los perros con las particularidades que más se adaptaron a nuestros intereses.

Nutella…perrita Border Collie que busca diabetes en las personas

Es conocido que los perros tienen una nariz prodigiosa. Además de fría, húmeda y fascinante, la nariz está equipada con aproximadamente 220 millones de células olfativas que permiten a los perros separar y distinguir los miles de aromas que flotan en el aire, muchos de los cuales son imperceptibles para nosotros.

Catherine Reeve, estudiante de doctorado en la Universidad de Dalhousie en Canadá, aprovecha esta habilidad canina en favor de la salud de quienes padecen diabetes. Con la ayuda de Nutella, una perrita Border Collie de 4 años, está realizando una serie de ensayos con el objetivo de saber si los perros, mediante el olfato, son capaces de percibir alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre, ya sea bajas anormales (hipoglucemia) o alzas desmedidas (hiperglucemia).

Resultado de imagen de border collie

Cabe destacar que existen perrunos entrenados para detectar hasta con una hora de antelación, dichas oscilaciones nocivas. Mediante señales específicas, como ladridos o toques con las patas, alertan a sus tutores enfermos de diabetes que van a sufrir una crisis, permitiéndoles tomar las medidas pertinentes. Inclusive, algunos les acercan comida o las medicinas que necesitan para su tratamiento.

Con todas sus virtudes, aún existen muchas desventajas que han limitado poner este recurso al alcance de la población en general. Los perros de asistencia para la persona diabética viven un proceso de adaptación que los condiciona y vincula estrechamente con la persona que deberán vigilar, a fin de que sean capaces de responder a las señales aromáticas que esta persona emite. Además, el entrenamiento personalizado implica que su costo sea elevado en miles de dólares, precisamente por la cantidad de tiempo y esfuerzo invertidos para proporcionar al perruno y al enfermo un entrenamiento personalizado.

Catherine, a la par de Nutella, tiene la intención de poner su granito de arena para disminuir esta brecha. Con sus investigaciones, pretenden descubrir si existe un olor asociado a las fluctuaciones de azúcar en la sangre. De conseguir demostrarlo, se abriría la posibilidad de entrenar escuadrones de perros detectores de hipoglucemia e hiperglucemia en el laboratorio, y capaces de atender a varias personas, sin distinción.

Acto seguido, da a oler una de las muestras previamente recolectadas a su peluda amiga y le pide que la identifique entre las opciones disponibles. Para evitar que Nutella se habitúe a la esencia de un sólo sujeto, procura rotar la fuente del material aromático utilizado en cada prueba. Si acierta, es recompensada con croquetas, golosinas o una jugosa salchicha.Las pruebas realizadas se llevan a cabo de la siguiente manera. Catherine recoge muestras de aliento de distintos paciente de diabetes tipo 1, con niveles bajo, medio y alto de azúcar en la sangre. Después, impregna torundas (bolas de algodón) con ellas y las coloca en tres tubos cerrados.

Sobra decir que la canina siempre se muestra dispuesta a cooperar. Hasta su tutora se ve obligada a darle descansos forzosos, ya que a veces Nutella se niega a dejar el laboratorio por lo estimulante que le resulta la actividad. ¡Es toda una científica!

Catherine espera tener las conclusiones de su investigación a más tardar en un año, cuando se gradúe. Esperamos que pueda comprobar su teoría, y con ello, contribuir a mejorar la vida de las millones de personas con diabetes alrededor del mundo.

12 Interesantes datos sobre los perros

Podrías pensar que sabes todo lo que hay que saber acerca de tu perro, pero confía en mí, hay mucho que todavía no has escuchado. Los siguientes son 12 hechos interesantes acerca de los perros que probablemente no han escuchado antes.

  1. El hecho de que un perro menee la cola, no siempre significa que está de buen humor. De hecho, podría significar exactamente lo contrario, puede significar que está a punto de atacar a alguien.
  1. Si vivieras en Irán, la ley no te permitiría tener un perro como mascota. Poseer un perro de caza o de guardia, sin embargo, todavía está bien.
  1. Se puede estimar la esperanza de vida de tu perro al ver las características faciales del perro, los perros con caras largas y agudas pretenden vivir más tiempo que aquellos que tienen una cara más plana.
  1. Los cachorros dálmatas nacen completamente blancos, los puntos negros empiezan a aparecer cuando tienen alrededor de tres semanas de edad.Resultado de imagen de cachorro dalmata recien nacido
  1. Mientras que muchos de los alimentos humanos sanos son tan buenos para los perros como lo son para nosotros los seres humanos, hay algunas cosas que comemos que son peligrosas para nuestros perros para comer. Incluso algo tan pequeño como algunas uvas o pasas puede ser letal para un perro. Las nueces, las cebollas, el ajo, y cualquier cosa que contenga cafeína están también en la lista de cosas con las que nunca debes alimentar a tu perro. Además, mientras que en cantidades moderadas es bueno para los perros comer manzanas y otras frutas, las semillas de las manzanas y la mayoría de semillas de otras frutas contienen cianuro venenoso, que no es dañino para nosotros los seres humanos, pero en grandes cantidades puede ser letal para los perros.
  1. No todos los perros pueden ladrar. El Basenji (un pequeño perro de caza) es un perro que emiten un curioso sonido al estilo del canto tirolés en lugar de ladridos.Resultado de imagen de basenji
  1. Los perros no sólo tienen un increíble sentido del olfato, sino que pueden oír muy bien también. De hecho, pueden escuchar sonidos de hasta 4 veces más lejos que nosotros, y escuchar algunos sonidos que no oímos en absoluto.
  1. Hay más de 75 millones de perros en los Estados Unidos, y más de 400 millones de perros en el mundo. Los Estados Unidos están en la parte superior de la lista de países con mayor población de perros, seguida por Brasil y China.
  1. Los galgos, los perros más rápidos del mundo, pueden correr a una velocidad de hasta 72 kilómetros por hora.Resultado de imagen de galgos corriendo
  1. George Washington tenía 36 raposeros a la vez. Puede sonar como mucho porque es mucho, pero está lejos de ser un récord. La mayoría de los perros poseídos siempre por una persona eran 5000 Mastiffs por Kubla Khan.Resultado de imagen de raposeros
  1. De acuerdo con la investigación realizada por psicólogos de animales, el perro promedio es tan inteligente como el niño medio de dos años de edad. Los perros pueden entender hasta 250 palabras y gestos, contar hasta 5 y realizar algunos cálculos matemáticos básicos. En Moscú, Rusia, algunos perros callejeros incluso han aprendido a usar el metro. En busca de comida, los perros callejeros usan el metro para viajar de áreas menos pobladas a áreas más pobladas.
  1. A los perros no les gusta que los abracen. De hecho, mientras nosotros, los humanos nos abrazamos como un signo de afecto o amor, los perros interpretan el abrazo como un signo de dominio.